El Husky Siberiano

Tener un Husky de pequeño.

El cachorro

Una vez que hemos tomado la decisión de comprar un Husky, hay que elegir el lugar más idóneo donde adquirir el cachorro. Debemos descartar a los que viven comerciando con animales, que obtienen perros de valor mediocre a bajo precio; también hay que poner atención a los cachorros que nacen en casa de amigos y conocidos que han intentado aparear a su propia perra, que quizás no es bellísima, con un perro que tampoco está a su altura. La mejor elección es la de dirigirse a un criador que selecciona desde años al Husky siberiano y puede garantizar la calidad de sus reproductores.

El perro, normalmente se entregará a los 2 meses de edad. En previsión de la adquisición de un cachorro Husky siberiano, se debe preparar previamente su futuro alojamiento. Hay que evitar algunos aspectos:

· No podemos despreocuparnos del pequeño dejándolo encerrado horas todo el día.

· El Husky Siberiano es un perro deportista de talla mediana, al que es necesario dar posibilidad de desahogarse con un buen movimiento diario, bien sacándolo todos los días(haga el tiempo que haga) a dar un paseo o bien porque se dispone de un terreno donde el Husky puede correr a sus anchas.

Los Cuidados

Es importante enseñar al Husky todo lo que queremos que sepa de mayor, para que llegue a ser el perro adulto que se desea. Hay que recordar que un perro se comportará y hará las cosas que el dueño le permita, es decir, cuando el Husky haga una travesura no le eche las culpas a él y piensa porque lo ha hecho, y a lo mejor se da cuenta de que nos hemos despreocupado por él...

El alimento que debe de tomar un cachorro de Husky, es por lo general unos 300 gramos cuando son cachorros y 400-450 gramos cuando ya son adultos. Al principio, la comida hay que dársela repartida en 4 raciones, pero según van creciendo las raciones se van reduciendo hasta dos o incluso una ración al día.

Todos los días, hay que dedicar un poco de tiempo con el perro para cepillarle, porque así, además de quitarle pelos muertos y limpiarle para que esté más limpio, este momento se puede aprovechar para hablar cariñosamente con el Husky y decirle lo bien que se ha portado hoy, y así de paso al cepillarle le das un masaje que le activa un poco la circulación del cuerpo.

Cada cierto tiempo, es bueno darle un baño al Husky para limpiarle del todo el manto.

También, hay que controlar los dientes al cachorro y al Husky para que cuando sea mayor no tenga problemas de sarro en los dientes...

 Cuando el perro es un cachorro, los paseos que hay que darles tienen que ser cortos y numerosos, pero cuando vaya creciendo solo habrá que darle un gran paseo, que puede ser de hora y media, dos horas o más, dependiendo del tiempo disponible. Este paseo no significa que no haya que sacarle por la mañana, por la noche y después de comer para que haga sus necesidades.

El adiestramiento

En primer lugar, hay preparar una habitación ha prueba de "travesuras de cachorro" o una jaula un poco amplia para que no se sienta encerrado, si no, cuando se produzcan accidentes como éste, el dueño tendrá la responsabilidad.

 

 

El objetivo es tener un cachorro bien adiestrado desde el principio en su comportamiento y sus hábitos higiénicos. La raza en general es inteligente y desea ser limpia en casa. Para ello el perro debe tener un dueño inteligente, consciente del tiempo, y que se dé cuenta de que un nuevo cachorro necesita salir cada pocos minutos durante los primeros días. A medida que el cachorro se acostumbra a su nuevo entorno, se relaja y no necesita salir tan a menudo para aliviarse. Salir por la misma puerta, desde la misma habitación que el cachorro considera como su casa, es un gran paso en el adiestramiento inicial de comportamiento y hábitos higiénicos. Las primeras noches que se tenga al cachorro, quizá necesite aliviarse antes de que el dueño se despierte. El cachorro se despertará y llorará frenéticamente para salir de su jaula. No abra la puerta y deje que le siga porque probablemente se aliviará en el suelo antes de que le haya sacado fuera. Su instinto es no ensuciar el lugar donde duerme, es algo que de pequeño aprende de su madre.

La clave para convivir felizmente con un Husky Siberiano es adiestrarlo correctamente. Cuanto más tiempo pase enseñando a su cachorro el mundo y haciendo que conozca las normas, mejor se adaptará cuando sea adulta. Los Huskys tienen tendencia a sacar ventaja de la situación y tratarán de adiestrar a su amo. No deje que su perro campee a sus anchas por la casa, y si hace falta, métalo a su jaula. Hay que saber ser duro con el cachorro y aunque a veces se ponga a llorar cuando le mandas hacer una cosa, no debes ceder, si no quieres que a la mínima se ponga a llorar cuando quiera conseguir una cosa.

El adiestramiento con correa debe iniciarse pronto y es una experiencia agradable para los perros jóvenes, como este grupo de cachorros Innisfree.

 

 

Al principio, no hay que ponerle la correa, porque el perro se va a sentir atado y no va a querer ir. Lo primero es llevarle sin correa a un parque o al campo, para que pierda el miedo a ir por la calle. No hay que preocuparse si el perro echa a correr, es un cachorro y no corre mucho así que no se puede escapar. Al cabo de 10 días mas o menos, ya hay que empezar a ponerle la correa. El Husky saltará e intentará quitársela, pero hay que acostumbrarle a que la lleve puesta. El perro aullará y ladrará pero no hay que sentir lástima por él, después ya no le molestará y estará acostumbrado. Entonces, te levantas y paseas con él, a ver si te sigue o se queda quieto. Si te sigue es un buen progreso, si se queda quieto hay que tener paciencia y no arrastrarle, porque le podemos hacer daño. Si se queda quieto, nos ponemos lo más lejos posible que llegue la correa y le llamamos para que venga, así acabará viniendo. Según vaya caminando, lo más seguro es que intente tirar de la cuerda, si lo intenta, nos paramos y le decimos No, hasta que aprenda a ir al lado nuestro, porque si no, cuando sea mayor, nos llevará a nosotros y no nosotros a él. En un mes mas o menos, el Husky ya habrá aprendido a ir a nuestro paso, a llevar la correa, y también a no llevarla, porque hay que enseñarle a que cuando no la lleve vaya a nuestro lado.

En toda esta educación hay que ser duros y no dejar que nos dé lastima, porque cuando le riñes, te pondrá una carita de pena pero hay que saber controlarse y no dejar que se salga con la suya.

A este cachorro pronto le sustituirán su cuerda de nylon por una correa, para que pueda pavonearse al lado de su dueño mientras ve el mundo

 

 

Los Huskys y otros animales

A un Husky le gusta otra compañía por naturaleza, y le gusta jugar mucho con otros perros, especialmente si son también Huskys.

Algunos perros más viejos pueden morder a un cachorro. No deje que su cachorro se vea implicado en una situación en la que pueda resultar malherido o llevarse un susto muy grande.

El Husky, con su carácter alerta y con su excelente vista distinguirá a cualquier gato, conejo o ardilla de la zona, hay que intentar adiestrarle para que también, acepte a estas criaturas.

Una cuerda de nylon y buen tiempo, es todo lo que necesitan estos cachorros para realizar el ejercicio que conviene para el desarrollo de su cuerpo.

 Lista de control para los nuevos cachorros

· Saque afuera al cachorro para que se alivie cuando se despierte por primera vez, después de que haya comido, y después de un buen rato de juego.

· Piense en más adelante, en todas sus interacciones con su nuevo cachorro. Realmente es encantador ver cómo su cachorro es tan feliz al verle que le salta encima con alegría. Dese cuenta que cuando se haga adulto, a lo mejor, al volver del trabajo bien vestido se te va a echar encima y te puede ensuciar. Piensa en si le conviene dejarle que lo haga. Aunque yo recomiendo que lo hagan ya que es un gesto muy cariñoso, hay gente que se molesta incomprensiblemente cuando sus perros se les echan encima.

· El adiestramiento de su cachorro con correa ha de empezar desde el momento en que lo adquiere. Utiliza el collar con hebilla, pero nunca uno de estrangulación ni nada que se le parezca. Compre una correa retráctil, a los Huskys les encanta la sensación de libertad que les proporciona este tipo de correa y además es un medio popular de proporcionar al perro mas ejercicio y tiempo de juego mientras paseas o corres con él.

· Mientras el cachorro se alivia fuera, utilice una frase para enseñarle cuando ha de ir al baño. Muchas personas dicen palabras tales como "Deprisa, deprisa" o "Hazlo" mientras el perro orina o defeca. Después elogie al perro. Esto le enseñará a conocer la diferencia entre un paseo recreativo y una salida rápida con fines de evacuación antes de acostarse.

 

Pequeños desastres:

 

 

Buenos Huskys...:

 

 

 

 

 

 

< < < ....Volver al índice... < < <